miércoles, 30 de noviembre de 2016

Análisis de Discografías (De lo Peor a lo Mejor) - Capitulo 4: The Doors

Volvemos con una nueva edición de los analisis de discografías de las grandes bandas del Rock. En esta oportunidad nos metemos en la breve pero interesante discografía de The Doors, esa enigmatica agrupación que revolucionó el rock desde las costas californianas a fines de los 60's.

9°) Full Circle (1972)

Por insólito que parezca, los Doors siguieron un tiempo mas a pesar de la muerte de Jim Morrison. Manzarek, Krieger y Densmore tenías ideas para ilustrar y no se molestaron en sacarlo en otro formato distinto. En este, su 2do y último disco como trío, la banda ahonda mucho en la experimentación jazzera y poco inspirada, además de notarse a leguas la falta del chamanico frontman. También hay mambos latinos en la onda Santana que no terminan de cerrar. Meses después de esto, Manzarek y Krieger tendrían diferencias musicales y darían fin a los Doors de una buena vez.


8°) Other Voices (1971)

El otro disco de los Doors sin Morrison surge unos meses después de la muerte del cantante. Mientras los demás miembros de la banda esperaban que volviera de su retiro espiritual en país, le escribieron música para un nuevo lanzamiento. Al morir Jimbo, Manzarek y Krieger decidieron poner su voz a las canciones y el resultado fue bastante potable. Obviamente, la nula presencia de Morrison condiciona al disco y le quita fuerza al material, pero claramente hubiera funcionado mejor bajo otro nombre y con otro cantante.


7°) An American Prayer (1978)

El último curro que tuvieron los miembros sobreviviente de The Doors con la banda (sacando el muy buen tour con Ian Astbury en la voz) fue agarrar poemas grabados de Morrison y ponerles músicas. Sorprendentemente, la cosa funciona bastante bien por momentos. Los instrumentales tienen grandes momentos y complementan muy bien los recitados de Jim. Pero el disco se va desarmando en intentos de collages avant-garde que terminan siendo aburridos y pretenciosos. El disco al día de hoy sigue dividiendo a fans y críticos, y es lo último que tendremos de grabación de The Doors integro, ya que el bueno de Ray Manzarek nos dejó en 2014.


6to) Waiting For The Sun (1968)

Después de meter 2 bombazos en su primer año, mucho se esperaba sobre el 3er disco de The Doors y, como suele suceder en estos casos, fue una desilusión para muchos. El 3er disco después de 2 discos casi simultaneos suele ser muy complicado. "Waiting For The Sun" no es "Led Zeppelin III" ni mucho menos, pero el tiempo le ha dado una estima un poco mas alta. Claramente, es mucho menos inspirado que sus 2 primeros discos, pero tiene momentazos que lo mantienen como un disco aprobable. El hit "Hello, I Love You" le dio el Nro 1 en las listas.


5to) The Soft Parade (1969)

Tras quedarse a mitad de camino de todo en su 3er disco, The Doors trató de buscar una nueva variante a su formula psicodelica. así que miro al otro lado del charco y observó como las grandes bandas del momento trabajaban con orquestas para expandir su sonido. Así fue como los vientos y cuerdas entraron a la música de los californianos y el resultados fue... dispar. La banda abusa de las orquestaciones en los temas y en varios casos no pegan con la música. A pesar de eso, cuando dan en el clavo, el resultado es glorioso. "Touch Me" quizá sea uno de sus 4 o 5 mejores canciones y "Wild Child" suena crudo y visceral. Este rechazo casi total del experimento, forzó a la banda a hacer un cambio de 180° para su siguiente disco.



4to) Strange Days (1967)

Tras los que fue su explosivo debut, The Doors no se tomó ningún descanso e inmediatamente fue al estudio a grabar su 2do disco. Una movida que podría salir muy bien, aprovechando el envión o muy mal, apurandose en lanzar material apresuradamente. Afortunadamente para todos, la jugada salió bien. Un poco menos psicodelico, mucho mas oscuro y menos dependiente del Hammond de Ray Manzarek. "Strange Days" se sostiene como uno de los mejores sophomore albums de toda la historia con hits como "Love Me Two Times", "People Are Strange" y la mega épica "When The Music's Over", una orgía sonora en la que te someten los californianos.


3°) Morrison Hotel (1970)

Tras 2 discos sin una dirección clara, The Doors da un giro de 180 grados y decide explotar de lleno su faceta mas blusera y rockera, impulsada por Robbie Krieger. Y todo funciona desde el arranque con el instant classic "Roadhouse Blues", pasando por gemas como "Peace Frog", "Queen Of The Highway" o "The Spy", Ray Manzarek cambia hammond por un piano rockanrollero y Morrison deja de lado los eufemismo para expresar sus deseos de manera mucho menos intrincada. El famoso "Back to basics" que nunca falla, y que los Doors ejecutaron con maestría.


2°) L.A. Woman (1971)

El último disco de la banda propiamente dicho, con Morrison vivo, muestra a la banda es un momento inmejorable. A pesar que Jimbo se encontraba cada vez mas errante y metido en una espiral muy peligrosa de dorgas y alcohol que lo terminaría llevando a la tumba, el poeta y cantante estaba lo suficientemente enfocado para dar una de sus mejores performances. Toda la banda está increíble, teniendo su momento de lucidez (Manzarek y su erizante climax en "Riders On The Storm", John Densmore dando una lección de ritmo en el title track), pero la gran estrella es un Robbie Krieger desbocado, brillando en todos los tracks del disco, dejando sus mejores momentos de guitarrista. Las composiciones se convertirian en clásicos de la banda, el blues cada vez le sentaba mejor a los californianos como se puede apreciar en "Been Down So Long","Love Her Madly", "The WASP" o "L'America". Lamentablemente, Jim Morrisson se autodestruyó 4 meses tarde y la historia quedó inconclusa, pero con un gran final.


1°) The Doors (1967)

Indudablemente, The Doors dio lo mejor de sí en su carta de presentación. La Psicodelia se estaba iniciando por ese entonces, pero acá fue llevada a un extremo inimaginable. Ray Manzarek desde su Fender Rhodes cambió las reglas del juego, acompañado de dos virtuosos como Densmore y Krieger. Y potenciado por la presencia magnetica, sensual, impactante de Jim Morrison. Uno de los iconos mas grandes del Rock y de la cultura toda, que ademas fue un excelso frontman y cantante. No hay un solo punto flojo en todo el disco, desde "Break On Through" y su abrasador ritmo, hasta la épica edipica y la psicodelia en su estado mas puro de "The End", con un Morrison en su momento mas culmine. Pasando por la iconica "Light My Fire", donde cada nota es memorable o los maravillosos covers de "Alabama Song" y "Back Door Man" y las descomunales "Twentieh Century Fox", "Soul Kitchen" o "Take It As It Comes". El punto mas alto del Rock Psicodelico, y del rock estadounidense por qué no, está acá.